El Latido del Corazón

Todos aquellos que trabajan en Salud, médicos, enfermeros, camilleros, operarios…

Empleados administrativos, todo el personal a cargo de la limpieza de los hospitales y espacios comunes…

Recolectores de residuos, periodistas y cronistas, todos los conductores de transporte publico…

Trabajadores de supermercados y venta de alimentos…

Todos ellos, sus familias, sus amigos y todos y cada uno de los miles de individuos que, con admirable humildad, día a día, dejan su hogar para servir al mundo en el total y absoluto anonimato…

Puedo seguir nombrándolos, pero, aun así, sé que no llego a mencionar a todos…  

También hay vecinos que se asoma a la ventana y nos saludan todos los días con una bella sonrisa a la distancia…

Artistas que salen al palco de sus balcones para ofrendarnos su arte a través de la voz, la música o algún instrumento…

Niños de almas milenarias que expresan con su corazón, el poder y la inocencia del amor universal saludando a gritos a toda una cuadra o esperando que llegue la hora para encontrarse con nosotros…

Cada individuo, pareja o grupo de gente que hace de este proceso una razón para autoconvocarse a la reflexión interna indagando en el autoconocimiento de uno mismo…

Todos aquellos que comprenden nuestra implicancia para desembocar en esta realidad y hacen de su cuarentena, un análisis profundo de su necesario cambio y transformación de cada aspecto de su vida para arribar a una rutina cotidiana de mayor paz y consciencia…

Los Sabios y Maestros que invierten todo su tiempo y entregan por completo su esencia, su fuerza y todo lo que son para contener al mundo en cada una de sus oraciones…

ELLOS, nuestros referentes de luz que, sin claudicar, sin detenerse y con una fe que mueve montañas, nos enseñan a creer en lo imposible y hacerlo realidad…

Miles de ángeles envolviéndonos con sus alas invisibles para contenernos y acompañarnos en los momentos más difíciles…

Cada Alma que nos guía más allá de la Vida con profundo AMOR y PROTECCIÓN… Queridos Amigos, no dejen de mirar al cielo con la certeza de saberse acompañados…

De una u otra forma, el Amor esta presente de forma invisible pero absolutamente real, acompañándonos a cada paso que damos hacia nuestra anhelada libertad futura…

Laten intensamente los Corazones de los Hombres al presentir el nuevo latido de aquellos corazones dormidos que despiertan a la Consciencia del Amor…

Late el Corazón del Mundo como una herida abierta que ruega por su curación y cicatrización…

Late fuertemente el Corazón de la Humanidad en su insaciable búsqueda de absolución divina…

Late el Corazón de la Tierra en su compasiva comprensión de nuestro dolor y su energía contendora como la Gran Madre de toda la Creación…

Late en cuerpo, mente y espíritu el Corazón de Dios ante cada plegaria y cada oración de sus hijos, la Humanidad Toda…

Más allá de toda circunstancia, es maravilloso poder observar el poder invaluable del Amor y su energía transformadora sobre toda la raza humana…

Es infinito el Amor que emana cada corazón vivo que late en el suspiro de la Esperanza…

Cada latir es sinónimo de Vida, es la expresión de la valentía y la fortaleza de cada Amante que hoy nos bendice con el poder de su Amor sagrado…

Cada latido es una nueva oportunidad de VIVIR…

Cada corazón que late de Amor es un Alma que ha sabido comprender el extraordinario MILAGRO DE VIVIR…

La Luz de la Verdad

Hoy amanecimos con la extensión de la cuarentena como una noticia formalmente confirmada. En paralelo las cifras de esta pandemia continúan en alta en muchos países del mundo mientras se siguen tomando medidas que brinden una mayor protección a la población.

Los esfuerzos de los profesionales de la salud son inagotables y sin lugar a dudas, no existe forma de medir en términos físicos, emocionales y económicos, lo que vale el aporte inconmensurado de cada uno de ellos.

Confío que este aprendizaje impacte en forma positiva en todos los gobiernos del mundo para que la Salud se considere una prioridad innegociable por encima de cualquier otra cosa porque aprendimos la lección de la manera más dolorosa posible, pero quiero creer que efectivamente, APRENDIMOS y ESTAMOS APRENDIENDO.

Cuántas lecciones que nos trajo esta experiencia, cuantos ajustes fue necesario realizar de forma inmediata frente a un escenario tan desfavorable como la cantidad de almas que partieron desde el inicio de este ciclo global.

La Tierra nos está dando una de las enseñanzas más importantes para la supervivencia de la raza humana y necesito creer que nuestra consciencia humana y colectiva nos ha de permitir tomar profunda noción de cada aprendizaje.

Que lugar contundente y categórico tiene la VERDAD ante un mundo que eligió durante tantos largos años vivir en la negación y la ignorancia…

El abuso de nuestro ecosistema y la violencia ejercida sobre la naturaleza…

La manipulación inescrupulosa de los recursos naturales de la Tierra…

El Poder político y económico desmedido que logró corromper los principios y valores éticos primordiales para el bienestar social de la humanidad…

La violencia, las grietas y la ambición macabra de los poderes del mundo en detrimento de la Vida Humana…

Verdades que solo reflejan algunos de los aspectos que elegimos avalar desde nuestro desentendimiento inconsciente para hoy convertirse en la CAUSA PRINCIPAL DE LA NECESIDAD DE CAMBIO DE TODA LA HUMANIDAD.

“Cuando se ha visto por un instante la Luz, no se puede vivir ya sin ella.” El Jardinero, un maravilloso cuento de autor anónimo nos recuerda esta gran reflexión para nutrirnos de Verdad y Consciencia.

Cada causa que arrojó a la humanidad hacia este presente forma parte de aquella luz que ya optamos erradamente por ignorar y esta conmoción planetaria nos pone nuevamente frente a la LUZ DE LA VERDAD en un acto de compasión de la Vida para que podamos elegir nuevamente de forma acertada…

Cuanta responsabilidad que conlleva nuestro libre albedrío…

Pero estamos aprendiendo…

Creamos y confiemos en que estamos aprendiendo para que cada nuevo día nos transforme con su enseñanza en nuevos y mejores individuos para dar nacimiento a la semilla de nuestra futura humanidad.

Comprendamos la importancia de nuestra Vida, nuestra labor y nuestro aporte con cada acto individual porque no existe nada separado de si en la Unidad de toda fuerza creadora. La Vida utiliza su lenguaje para despertar en nosotros la observación consciente de nuestra esencia mas humana, nuestros errores, nuestras justificaciones y actitudes ególatras, pero también nos abre la posibilidad de nuestro potencial divino.

La vida del ALMA, cada día más necesaria y cada vez más cerca de nuestro propio entendimiento…

No nos entreguemos a la necedad soberbia de nuestra mente donde únicamente nos permitimos aprender a través del propio dolor personal.

Mucho es el sufrimiento de la Humanidad como para ignorar su llanto…

En nuestras manos, en las tuyas, en las mías y en las manos de todos los seres humanos se encuentra el FUTURO DEL MUNDO. Por favor, tomemos consciencia, cambiemos, aprendamos y no volvamos a cometer los mismos errores…

Seamos conscientes de nuestro lugar en el mundo y hagamos de nuestra transformación, una plegaria de sanación y de luz que abra el cielo en un acto divino de compasión, misericordia y bienaventuranza…

Un Día en Orden

Hace varios días ya que el mundo está en cuarentena y sabemos que es algo que muy posiblemente siga extendiéndose un tiempo más. Esto significa que necesitamos permanecer en aislamiento para que la propagación del virus pueda contenerse de forma exitosa y acercarnos más prontamente a una solución.

El futuro es incierto y no tenemos forma de saber el plazo exacto de tiempo necesario para alcanzar una resolución definitiva a esta pandemia, pero sí podemos estar seguros de que quedarnos en casa es la mejor decisión que podemos tomar, tanto por nosotros como para el resto del mundo.

Siendo conscientes de este escenario, aceptando que nuestro aislamiento social es la mejor expresión de amor que podemos dar y comprendiendo que cada individuo es un ser autónomo cuya toma de decisiones se volvió trascendental para toda la humanidad, es importante que podamos crear un ORDEN INTERNO que se vea reflejado en un ORDEN EXTERNO para que aprendamos a ganar conscientemente una profunda observación de nosotros mismos.

Discernir conscientemente nuestros pensamientos y emociones, hoy nos permite ordenar nuestras vidas en un lapso que se percibe casi de forma atemporal…

Una rutina cotidiana que ordene de forma equilibrada cada responsabilidad y tarea diaria, cada necesidad interna, cada espacio y cada momento…

Perdernos en el tumulto de casa, ensimismarnos con el otro o ahogarnos en el consumo de todo aquello que hoy resulta escaso, pero mínimamente accesible, puede afectarnos de forma negativa sin que lleguemos a darnos cuenta.

Un día en Orden, que contenga los condimentos alquímicos necesarios para una vida sana y una buena salud interna es exactamente el mejor regalo que podemos darnos y lo mejor que tenemos para ofrecer a los demás…

Por favor, querido amigo, no termines este día sin escuchar LA VOZ DEL ALMA…

Que tus amaneceres te despierten con la misma FUERZA DE VOLUNTAD del sol que sale cada mañana sin claudicar y cada atardecer te envuelva en un cálido manto de la ESPERANZA…

No dejes que el día termine sin antes haber escuchado el latir de tu corazón para que recuerdes siempre el MILAGRO DE VIVIR…

Recuerda que el AMOR es el principio cohesivo de la Creación y esto significa que se encuentra en todas las cosas…

No dejes de mirarte al espejo para RECONOCERTE en la profundidad de tu mirada y descubrir los misterios que aún se encuentran por develar en tu propio interior…

No dejemos de mirar al cielo en busca de la COMPASIÓN DE DIOS y sentir en nuestro cuerpo el ALIENTO DE VIDA para seguir adelante…

No dejemos pasar nunca la oportunidad de DAR y seamos fieles a expresar el Amor que siente nuestro VALIENTE CORAZÓN AMANTE…

Tu palabra, tu llamado, tu pensamiento en el otro puede significar su mayor inspiración. Tu entrega, tu servicio y todo lo que podés ofrecer puede SALVAR VIDAS…

Todos somos elementos de la Creación, todos SOMOS UNO y la CONSCIENCIA de UNIDAD se fortalece ante cada desafío para forjar un lazo indestructible y eterno de Respeto, Amor y Hermandad…

Sigamos descubriendo nuestra propia esencia día a día y sigamos aprendiendo a SER verdaderamente quienes somos…

Dejemos que lo mejor de nosotros pueda NACER A LA VIDA de forma íntegra para que nuestro granito de arena brinde una LUZ más poderosa, bella y consciente para toda la humanidad…

Por favor, quédate en casa. Cuídate, no salgas…

Por favor, quédate en casa…

Por favor, cuídate, no salgas…

¿Cuántas veces pronuncian esto o algo parecido a sus seres queridos?

Cada vez que mi hermano me llama por teléfono, tenemos una breve charla que termina siempre de la misma forma: “Cuidate Mati, por favor, no salgas.”

Una conversación que se repite una y otra vez con distintas personas, pero siempre el mismo mensaje final…

Ellos me lo dicen a mí, yo se lo digo a ellos y la energía del amor nos recubre en la unidad que forja la distancia, construyendo lazos conscientes más profundos de amistad y hermandad…

Te amo, quédate en casa, cuídate mucho, no salgas…

Un recordatorio constante que expresamos mutuamente para que el otro recuerde lo mucho que vale y lo importante que es para nosotros…

Ya sea el amor de una mamá o papá a sus hijos, de un nieto a su abuelo, entre hermanos o hijos conversando con sus padres, no importa el tipo de vínculo, puede ser tu mejor amigo, tu pareja o la persona que mas amas en el mundo…

Pueden decirlo todos juntos a la vez o circunstancialmente, en el momento justo, pero de una u otra forma, todos estamos recibiendo esta súplica por parte de la Vida a través de la gente que nos rodea…

Por favor, quédate en casa…

Por favor, cuídate, no salgas…

Estas palabras nacen desde el corazón, del profundo VALOR que tiene la VIDA y comprendiendo cuánto más importante es por sobre cualquier capricho, conflicto o problema circunstancial que hoy toma por completo otra perspectiva.

¿Cuánto vale una Vida?

Es humanamente imposible responder esta pregunta sin comenzar a dimensionar lo sagrado de la Eterna Existencia…

Aunque nos creamos inmunes y subestimemos las verdades más difíciles de aceptar, en lo profundo del corazón de cada uno, hay un latente despertar a la consciencia del Amor…

Te amo, quédate en casa, cuídate mucho, no salgas…

Quizás nos cueste escuchar al corazón o simplemente nos hayamos perdido en el camino hacia nuestra propia alma…

Quizás los fantasmas del miedo se volvieron demasiado poderosos o tan solo encontramos en la frialdad y la superficialidad, una forma “supuestamente” más fácil de vivir…

¿Pero cómo saberlo?

 Ya lo mencioné antes, cada persona es un mundo, una historia por contar, pero si puedo saber si duda alguna que para alguien SOS IMPORTANTE.

Para alguien TU VIDA VALE LA PENA y esa razón es más que suficiente para que cada uno de nosotros, cuidemos y valoremos nuestra vida como el tesoro más sagrado y extraordinario que podemos tener...

Más allá de tu historia, de donde te encuentre este momento, si te encuentra solo, acompañado o totalmente rodeado de gente, es indistinto, son sólo circunstancias que también pasarán, pero sea como sea que estés atravesando esa pandemia, hoy quiero dejarte este pedido profundo del corazón que me animo a creer que es un pedido ecuánime de todos y cada uno de nosotros…

Por favor, quédate en casa…

Por favor, cuídate, no salgas…

Te amo, quédate en casa, cuídate mucho, no salgas…

Nuestra Voluntad Individual

Toda instancia reflexiva y transformadora de la vida suele estar acompañada de nuevos puntos de vista, preguntas que quizás nunca nos hicimos y formas de observar una misma realidad que parece por completo diferente.

¿Estoy haciendo lo mejor de mí o puedo hacerlo mejor?

¿Estoy siendo lo suficientemente responsable? ¿Qué estoy dando?

Tomar consciencia de uno mismo, conocerse, descubrir nuestros matices emocionales, la velocidad de la mente, la calidad de nuestros pensamientos, un ejercicio diario y necesario que, en un contexto como éste, se intensifica mucho más allá de nuestra propia voluntad.

Este aislamiento tiene infinitas implicancias internas y externas y cada día que pasa vamos adentrándonos en esta realidad mundial.

Aunque juguemos por momentos a que nada sucede y queramos creer que todo está exactamente igual que siempre, aunque seamos una presa fácil del ego y juguemos de manera incrédula con la impunidad, somos una humanidad puesta a prueba y cada individuo diariamente rinde un nuevo examen ante el mundo.

Problemas y preocupaciones, conflictos económicos o materiales, proyectos y oportunidades comerciales, el común denominador de la naturaleza humana y en cierto punto también, la causa de nuestra lógica de sociedad segmentada e individualista.

¿Es posible que sigamos escuchando únicamente al YO y la voz del ego pese más que la verdad del mundo y su consciencia colectiva?

Hasta el día de hoy, nuestro enemigo invisible ganó más de 25.000 batallas a nivel mundial en un proceso que aún no ha terminado…

Desde el living de casa, donde sentarme a conversar con ustedes se volvió uno de los momentos más sagrados de mi día, me pregunto si verdaderamente estamos aprendiendo o estamos esperando que todo vuelva a una “normalidad” que ya no existe…

No se trata de juzgar, condenar o sentenciar a los demás, sino darnos cuenta de que toda observación, necesariamente debe comenzar en cada uno, cumpliendo con su parte para rendir y aprobar diariamente su examen ante la vida, es decir, ante sí mismo…

Desde el fuego que nutre nuestra fuerza de voluntad y el núcleo de nuestra fortaleza interna, NO PODEMOS Y NO DEBEMOS RESIGNARNOS, pero tampoco podemos esperar que sean los demás, los otros y no nosotros, quienes sanen el mundo.

No podemos depositar en los hombros de unos pocos una responsabilidad que debe ser y es de todos por igual porque no existe una sola persona en este mundo que no tenga la CAPACIDAD DE CAMBIAR.

¿Alguna vez sentiste el dolor del otro en tu corazón?

¿Hiciste propia su pérdida?

No podemos ignorar el dolor ajeno, se trate de una persona o la humanidad entera, no podemos desentendernos del sufrimiento de los demás porque en la transformaciòn de la raza humana radica la posibilidad de sanación y libertad para todos.

Cada acto cotidiano es un reflejo de lo que constantemente estamos dando al mundo. Nuestra luz u oscuridad, nuestro miedo o nuestra esperanza, nuestro enojo o nuestra redención y el factor común entre lo que sentimos, decimos, pensamos y hacemos es lo que damos a quienes nos rodean.

Si no somos conscientemente responsables de nosotros mismos…

¿Cuánto de luz y cuánto de oscuridad estamos ofreciendo?

¿Cuánto miedo y cuánta esperanza?

Seamos valientes y reconozcamos nuestros errores...

Hagamos de nuestra transformación individual, social y colectiva un acto de heroísmo noble y extraordinario para que nuestra propia luz interna, se convierta en inspiración para todos los seres del mundo…

Tengamos fe en nosotros mismos…

Tengamos fe en nuestra humanidad y su eterno y divino potencial de sanación y libertad…

¿Qué dice tu Corazón?

Hoy me levanté con una sensación diferente. Es uno de esos días donde todo parece detenerse, como si nuestros movimientos fueran en cámara lenta…

Cada hogar tiene su rutina de cuarentena y más allá de este «nuevo orden habitual» que es tan necesario y fundamental para atravesar esta experiencia de la mejor manera posible, los pensamientos y reflexiones también parecen ir a otra velocidad, más detallada y conscientemente, como un pedido interno de profundizar con mayor discernimiento sobre cada idea…

Me invade en el cuerpo una gran sensación de AMOR mientras pasan por mi mente fotos, imágenes y recuerdos de la gente que amo…

Algunos ya no están conmigo y busco sonreírles mirando un rato el cielo…

Otros están a cuadras de distancia, algunos más cerca, otros más lejos, algunos casi vecinos y otros casi en el fin del mundo, pero estén donde estén, cada persona se plasma en mi retina mientras el corazón late en profundo AGRADECIMIENTO…

Cada imagen acompañada de mágicos recuerdos, simples y a la vez llenos de contenido. Una charla, el último abrazo o el último beso que les di, el momento más intenso o importante que compartí con cada uno de ellos, las sonrisas de felicidad, los momentos de contención, vuelvo a sentir cada emoción compartida…

Todo lo que me enseñaron, cuanto aprendí a su lado, todo lo que me acompañaron y la cantidad de veces que expresaron su luz y su Amor para conmigo…

Que afortunados que somos y a veces siquiera sin saberlo y que poder infinito e indescriptible que tiene la CONSCIENCIA DEL AMOR…

Cuanto Amor que podemos encontrar en la Vida si salimos de las cuatro paredes de nuestros miedos e inseguridades y nos aventuramos a sentir íntegramente todo lo que podemos dar…

Cada imagen y cada recuerdo que hoy me acompañan, son extractos de todo aquello que le da profundo sentido y propósito a mi vida y son precisamente estos pensamientos de Amor hacia ellos, hacia ustedes, mi mayor fortaleza y Esperanza…

Amarlos es sinónimo de Vida e Inspiración…

Amarlos me nutre de compresión, compromiso, paciencia y aspiración hacia lo que mañana ha de ser de todos nosotros, de este mundo tan confundido por momentos y la vez tan lleno de posibilidades e infinitos aprendizajes por delante…

Tener la posibilidad de Amar a los demás es la apuesta más grande y magnética hacia nuestro futuro de unidad y libertad para toda la humanidad…

¿Cuánto estamos aprendiendo en esta cuarentena?

¿Cuántas cosas estamos valorando que antes nos eran inadvertidas?

¿Qué prioridades tenemos ahora? ¿Qué nos motiva, inspira y despierta?

Dios… ¿Que necesitamos aprender?

Miro al cielo sólo para recordarme que las respuestas más importantes de la vida siempre son aquellas verdades que se esconden en lo más profundo de nosotros…

Un mundo en pausa y una humanidad en estado introspectivo de reflexión y aislamiento y más allá de todo, el AMOR siempre viene a rescatarnos…

El Amor a nuestra propia vida y a cada ser que habita en nuestro corazón, porque SÍ, todos están internamente en nuestro corazón, pero que importante y fundamental es que podamos expresarlo y por qué no, el Amor hacia todo lo que ES y EXISTE…

Seamos conscientes de lo que estamos viviendo y no dejemos pasar esta oportunidad de APRENDER, VALORAR, AGRADECER y AMAR con nuevos ojos la Vida y a todos aquellos que le dan real sentido a nuestra existencia…

Que esta experiencia se convierta en nuestro regreso consciente a lo esencial, a todo lo que olvidamos y que hoy se resignifica ante nosotros como una sagrada oportunidad redentoria para toda la humanidad…

Unidos, Conscientes, acompañándonos y amándonos unos a otros ayer, hoy y siempre, eterna e incondicionalmente, para toda la Vida…

Ley de Causa y Efecto

“Toda acción provoca una reacción. Toda reacción proviene de una acción. Toda causa tiene su efecto. Todo efecto tiene su causa”

De una gran filosofía a una verdad empírica, tal como está escrito en un libro maravilloso como el Kybalion, todo resultado adquirido es producto de una acción previamente realizada.

Nuestro presente es una consecuencia de nuestro pasado y nuestro destino futuro está totalmente supeditado a cada decisión que tomamos día a día. Nada está desvinculado de sí, todo lo que vivimos es una concatenación de hechos que se suceden en base a la decisión individual y colectiva que expresan el común denominador de la voluntad de la raza humana.

Pese a no tener la capacidad de razonar y la facultad del entendimiento, el reino animal, como todos los reinos de la naturaleza excepto el reino humano, mantienen sabiamente su equilibrio en base a su respeto instintivo a la necesidad de la Tierra y la voluntad jerárquica de la Vida.

Irónicamente nosotros, como la raza supuestamente más evolucionada de todo el ecosistema planetario, aún no hemos encontrado la forma de convivir en un mundo habitado por otros reinos e incluso, por momentos, parece que un planeta no resulta suficiente para que el ser humano aprenda a convivir con otros seres humanos…

Muchas fueron las medidas que se tomaron para contener esta situación a nivel mundial y aun muchos más fueron y son los esfuerzos de miles de médicos, profesionales y empleados de la salud que asumen el desafiante compromiso sin claudicar de SALVAR VIDAS.

Porque cada vida cuenta, cada alma del mundo que esté atravesando físicamente este proceso, merece la esperanza de salir adelante y son nuestras diarias decisiones las que harán del futuro, una realidad más o menos compleja para toda la humanidad…

Tomemos consciencia del poder que tiene cada una de nuestras decisiones…

#yomequedoencasa u optar por ignorar esta NECESIDAD MUNDIAL es una decisión sustancial que nos afecta a TODOS, pero es más sencillo caer en la subestimación y la suposición de la ignorancia y justificar nuestra irresponsabilidad pero aunque creamos lo contrario, TODA DECISIÓN CUENTA y nada ni nadie, pasa inadvertido.

Necesitamos sabernos RESPONSABLES de este efecto global para que finalmente la semilla del CAMBIO pueda sembrarse conscientemente en toda la humanidad. Todos los días tenemos que renovar nuestro compromiso con el presente para que los resultados de mañana sean mejores que los de hoy.

La gran diferencia entre la raza humana y el resto de los seres vivos es la CONSCIENCIA y es tiempo de que hagamos el uso adecuado de nuestra extraordinaria capacidad de razonar para que nuestra toma de decisiones contemple algo más que nuestros deseos ególatras e instintivos.

Podemos hoy tomar la decisión correcta para que nuestro futuro se encuentre transformado y nuestra vida cobre valor y un sentido mucho más significativo y sustancial que la mera satisfacción de las voluntades individualistas que expresan nuestra lujuriosa ambición de poder.

Esas decisiones nos trajeron a este doloroso presente, nuestra falta de valoración de la Vida Humana fue la causa de este resultado…

Sólo los seres humanos tenemos la posibilidad de ser CONSCIENTES DE NUESTROS ACTOS y justamente, en la consciencia de cada individuo, está la opción de tomar nuevas y mejores decisiones. Nuestra profunda toma de consciencia es el disparador principal de los resultados futuros.

¿Qué estamos haciendo hoy para que exista un mañana?

No se trata solo de un individuo, no se trata de una sola alma; cada decisión que tomamos lleva consigo el futuro de TODA LA HUMANIDAD.

Por favor, seamos CONSCIENTES y demos un ejemplo que inspire el cambio de toda la raza humana para que las generaciones venideras puedan habitar en un mundo mejor, más sano, libre y despierto…

El Alimento de la Esperanza

En los momentos más difíciles y desafiantes, ante los sucesos más inesperados y el vaivén emocional que nos genera la velocidad de la vida y cada una de sus enseñanzas…

Frente a lo desconocido, lo incontrolable e incluso incomprensible, ante las preguntas sin respuestas o las respuestas que nos dejan aún más llenos de inquietudes e interrogantes…

Cuando finalmente aceptamos que la VOLUNTAD DE LA VIDA es superior a cualquier deseo del hombre…

“La fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”

Todos caemos frente a la dificultad, tambaleamos ante el impacto de cada nuevo día que nos recuerda insaciablemente la realidad que estamos viviendo, pero también sabemos que, de cada caída, necesariamente, volvemos a levantarnos…

Todo lo que nos rodea tiene cierto tono y nos genera todo tipo de sensaciones. Nuestro desafío es encontrar la forma personal de nutrirnos de la manera más consciente y equilibrada posible que cada uno necesita para sostenerse en un buen lugar.

Parece como si diariamente enfrentáramos una nueva dificultad y quizás es así, quizás es exactamente eso lo que nos resulta más complejo, pero también es cierto que cada desafío nos transforma y fortalece siempre de una nueva forma porque sabemos que por más dolorosa que sea la caída, SIEMPRE VAMOS A LEVANTARNOS.

Por favor, comprendamos que no se trata de vivir en la ignorancia o la negación, tampoco me refiero a minimizar o subestimar los hechos.

El primer examen que atravesamos como humanidad es justamente la HUMILDE ACEPTACIÓN de nuestra implicancia en este proceso y la reflexión consciente de cada una de las causas que nos llevaron a hacer de este presente, nuestra realidad mundial…

En la aceptación de este proceso global, que nos llega a todos por igual y destierra del inconsciente colectivo el complejo de superioridad tan característico como dañino de la raza humana, necesitamos encontrar en la intimidad con nosotros mismos, toda riqueza que nutra lo más sagrado de nuestro ser.

No cometamos el error de ignorar la VERDAD que se expresa desde la fibra más profunda de nuestro interior porque una experiencia de este tipo, causalmente, produce una revolución tanto externa como interna y todos y cada uno de nosotros, somos una parte de ella.

¿Cuál es nuestra mayor riqueza?

¿De qué se alimenta nuestro espíritu?

Solo una búsqueda consciente de nuestra mejor versión puede darle vida, luz y expresión a nuestra alma, nuestro ser espiritual, lo mejor de nosotros. Ya saben que los rótulos son solo eso. Lo que cada uno defina no cambia ni afecta la esencia de nuestra búsqueda y reflexión pero sólo en la sabiduría del alma podemos encontrar el alimento que nutra nuestra vida de fe y de esperanza…

Si somos honestos, veremos como este tiempo hace tambalear a la mente más incrédula y escéptica del mundo, pero la Vida, su lenguaje y su sabiduría, trascienden todo tipo de lógica mental caduca que solo produce interferencia entre lo que somos y lo que necesitamos ser.

Aun así, no existe escepticismo tan poderoso que pueda subsistir ante las verdades de la Vida y la contundente transformación mundial que una cuarentena globalizada genera.

Aprendamos a creer en lo invisible, a confiar en lo que excede nuestro campo del conocimiento para descubrir que, en la esperanza de cada uno de nosotros, radica la potencialidad de toda la humanidad y su futura descendencia.

Elijamos creer y dar vida a lo que nunca intentamos, a todo aquello que no podemos controlar pero que, aun así, muy íntimamente, en la sutileza de uno con uno mismo, sabemos que existe…

Nuestra mayor esperanza hoy subyace en nuestra propia capacidad de creer en nosotros, los seres humanos, la humanidad toda y el mejor futuro que podamos presentir más allá de la tormenta…

Un gran arco iris de VIDA aguarda por nosotros en el futuro para ser visto por aquellos ojos que puedan sentir en su corazón, la llama inextinguible y eterna del AMOR y la ESPERANZA...

Un Nuevo Paradigma

El sol brilla fuerte en la mañana de este lunes atípico de Buenos Aires. Un comienzo de semana que nos encuentra en casa. No vamos a la oficina, no salimos a trabajar, no tenemos reuniones agendadas; por momentos parece confundirse con un domingo, pero lo cierto es que no tiene mucha relevancia si es un día de la semana, feriado o fin de semana.

Las ventanas cerradas y las calles vacías. Cada tanto el ruido de algún auto pasando a lo lejos o el 39, como siempre, como toda la vida, pasando por la puerta de casa rumbo a Barracas.

No hay grandes diferencias entre la rutina de ayer, hoy o mañana y en cierta forma también nuestra relación con el tiempo ya no es la misma. Nos damos cuenta cómo las cosas van cambiando, a cada día, a cada instante, cada paso dado a través de esta experiencia nos ayuda a comprender que TODO CAMBIÓ…

Ya no vivimos en el mismo mundo que antes, ya no somos los mismos que éramos antes de comenzar esta cuarentena tan reflexiva e introspectiva, tan inesperada y quizás hasta necesaria para nuestra atribulada humanidad.

Todo cambio nos desafía a descubrir una nueva versión de nosotros, un nuevo lugar, una manera diferente a abordar lo desconocido y paso a paso vamos adentrándonos en un NUEVO PARADIGMA MUNDIAL que se construye desde la misma pero renovada necesidad humana de vivir.

Un paradigma muere para dar lugar y nacimiento a uno nuevo y eso es justamente lo que juntos estamos atravesando. Así como la arcilla se vuelve una obra de arte en manos del escultor, hoy estamos en manos de la Vida, Dios, la Creación, siendo moldeados en este proceso de transformación individual, social y mundial que depura lo que ya no es, lo que ya no puede ser, para dar nacimiento a todo aquello que SÍ ha de ser en nuestro inminente futuro.

Los modelos políticos, sociales y culturales de vida que cumplieron su objetivo durante miles de años, hoy se vuelven obsoletos ante la llegada de un paradigma nuevo que desafía las lógicas estandarizadas del MUNDO para que seamos UNA GRAN HUMANIDAD construyendo los cimientos del mañana.

En este tiempo de profunda toma de consciencia estamos aprendiendo a OBSERVARNOS con otros ojos donde ya no podemos conformarnos con las justificaciones habituales del ego donde la paja siempre está en el ojo ajeno…

Esa nueva mirada acerca de nosotros mismos nace a medida que podemos comprender la realidad que nos rodea y la transición que hoy subyace en cada alma del mundo.

ESTAMOS CAMBIANDO…

Estamos dejando atrás a un conjunto de pueblos fragmentados en clases sociales, disociados política y estructuralmente para nacer como una sola humanidad unida y consciente de que todos somos seres humanos, todos estamos experimentando esta nueva revalorización de lo que es la VIDA.

Los deseos individualistas y las actitudes personalistas comienzan a disolverse cuando la necesidad de RESPETAR y SER RESPETADOS se vuelve una nueva lógica de relación social que nos vincula y acerca mucho más allá de la distancia física.

Asomarnos por la ventana y conversar un rato con los vecinos, el mínimo gesto de querer saber cómo está, si esta bien, si esta solo o acompañado, si necesita algo, es tan esperanzador como emocionante descubrirnos UNIDOS.

Estamos cambiando y este nuevo paradigma está convirtiéndonos en una humanidad que expresa un AMOR COMPASIVO ante la necesidad de los demás y sin darnos cuenta, los principios y valores de este nuevo paradigma mundial se van construyendo en el seno de cada hogar de la Tierra.

El proceso de adaptación ante lo nuevo nos está enseñando la importancia de la PACIENCIA y la FORTALEZA INTERNA de atravesar la incertidumbre de forma íntegra y consciente.  

Estamos cambiando y poco a poco comenzamos a ACEPTAR que el mundo que conocimos va quedando sólo en la memoria colectiva de la humanidad para recordar todo aquello que fue y es necesario transformar para que nuestro NUEVO PARADIGMA MUNDIAL pueda manifestarse como la contraparte superior de todo lo que supimos ser.

No sufras amigo mío, no estás solo, hay un mundo entero acompañándote… Dame la mano y CAMBIEMOS JUNTOS para que la llegada del futuro nos encuentre unidos, hermanados y dispuestos a dar lo mejor de nosotros a toda la humanidad…

El Lenguaje de la Naturaleza

Durante los últimos días hubo diferentes noticias sorprendentes acerca de algunas reacciones «atípicas» de la naturaleza y como comenzó a manifestarse a razón de esta pandemia.

Los aires y las aguas comenzaron a purificarse, los índices de contaminación son significativamente menores y diversas razas de animales de todo tipo se mostraron en ciudades hiper cosmopolitas o turísticas. Incluso algunas especies que se encuentran en extinción se asomaron nuevamente al mundo y justamente, hoy estamos respirando un aire más puro y más sano que antes de este global acontecimiento.

¿No parece increíble?

La expresión de la Gran Madre Tierra se hace oír con un lenguaje universal que todos los seres humanos podemos comprender. Un ecosistema perfectamente equilibrado, habitado por infinita cantidad de especies y diversas formas de vida en cada reino, la flora y la fauna de la Tierra está reaccionando ante nuestra ausencia.

Una pandemia produce una cuarentena mundial y en distintas partes del planeta, los reinos mineral, vegetal y animal reaparecen como si hubiesen estado centenares de años exiliados por una raza superior, la raza humana.

El ser humano tuvo que retirarse para que el resto de los seres vivos que forman parte del ciclo de la naturaleza tuvieran la oportunidad de buscar un mayor equilibrio, armonía y por qué no, un poco de libertad…

Nada de lo que estamos viviendo es una mera casualidad y cada día que pasa se hace más contundente el rol que nos toca ocupar como humanidad. Esta situación que nos invita a una profunda reflexión interna se convierte en una necesidad fundamental para la protección y conservación de la Vida.

No podemos ignorar nuestra responsabilidad para que éste sea el presente del mundo…

Estuvimos distraídos un tiempo largo y nuestra Tierra, la Gran Madre Naturaleza nos está llamando con inmensa compasión y misericordia porque todavía estamos a tiempo…

Aún podemos transitar cada día de esta cuarentena asumiendo la importancia y trascendencia de que TODOS Y CADA UNO DE NOSOTROS, TODA LA HUMANIDAD, generemos conscientemente un CAMBIO rotundo y transformador en nuestra escala de los valores, criterios y prioridades ante la vida.

Paren el mundo, me quiero bajar, miles de veces escuchamos esta frase y nunca creímos que podía llegar a ser posible, pero en realidad, el MUNDO decidió parar por nosotros…

Por favor, seamos conscientes de todo lo que está sucediendo, aprendamos y aceptemos el papel protagónico que tenemos los seres humanos para que esta realidad cambie de una vez y para siempre…

Tanto tiempo invertimos en cosas que hoy se vuelven insignificantes y cometimos el error de subestimar miles de otras cosas que ahora son nuestra mayor esperanza…

¿Cuánto vale hoy un abrazo? ¿Cuál es el precio de un beso o una caricia?Sentir el calor del otro, su compañía y su presencia…

¿Cuánto amor nos olvidamos de expresar?

NO EXISTE FUERZA MÁS PODEROSA QUE EL AMOR…

Es justamente por Amor que hoy necesitamos tomar consciencia y asumir nuestra transformación con un profundo compromiso para con nosotros mismos, con la gente que amamos y con toda la humanidad.

Una promesa de Amor inquebrantable con el alma, un pacto entre el Cielo y la Tierra y una plegaria redentoria y libertadora para con la Naturaleza y cada uno de sus reinos.

En un futuro cada día más cercano en el corazón, llegará nuestro renacer al mundo, donde ya no habrá enfermedad, no habrá miedos ni peligros de salir a la calle. Cuando el sol vuelva a darnos su calor en todo el cuerpo, el viento nos despeine y el abrazo de un amigo nos emocione hasta las lágrimas cosecharemos los frutos de nuestra propia transformación…

Es el Amor y el Respeto a la Vida y todo lo que ella representa la motivación más sagrada que podemos tener para hacer de esta experiencia, un despertar consciente de todos los seres humanos…

Imaginemos ese abrazo que tanto anhelamos dar y que sea el AMOR nuestro pasaporte hacia un futuro de consciencia y unidad para toda la humanidad y cada uno de los reinos de nuestra Gran Madre Tierra…